SI QUIERES TU TAMBIÉN PUEDES

viernes, 16 de noviembre de 2007

Una empresa con sorpresa

Un amigo que me ha enviado la siguiente historia:








"Mi amigo comenzó a trabajar en una empresa de marketing, donde el ambiente es o era bastante permisivo o liberal. Los compañeros fumaban maría en la oficina, vestían informalmente, tenían horarios anárquicos... Hasta ahí lo expuesto, se puede considerar, digamos, normal.

A los pocos meses mi amigo recibe una invitación para, juntos con otros compañeros, pasar una velada en el magnífico chalé de su director, acompañados de sus parejas. Mi amigo hasta ese momento había visto en contadas ocasiones al jefe, por lo que no pudo evitar sentirse halagado, y no digamos su mujer.


El matrimonio acude ilusionado al evento y tras la cena en el jardín, postres, copas y demás, comienzan a organizarse ciertos juegos de claro contenido sexual, que, según avanza la noche y ante su sorpresa, cada vez son más atrevidos. El director y su mujer son los que llevan la voz cantante en todo momento.
Ellos, por no desentonar participan aunque cada vez más intimidados. Aquello en un par de horas desembocó en una orgía en toda regla, de la que mis amigos huyeron a la menor oportunidad, completamente escandalizados y abochornados, sobre todo, su mujer.

De vuelta en la oficina, mi amigo no pudo dejar de recriminar a los compañeros el que no le hubieran avisado de la finalidad de la velada. Para disgusto de mi amigo, un compañero se disculpó diciéndole que no le habían dicho nada porque pensaban que ya alguien le habría puesto sobre aviso.
Al preguntar mi amigo qué opinaban de que sus parejas se entregaran sin reparos a aquellas bacanales, la respuesta le dejó aún más estupefacto. Nadie acudía con su verdadera pareja. Eran todas señoras de compañía de alto nivel contratadas por cada uno de los invitados para la ocasión".
A los tres meses, estaba en otra empresa.

¡Qué empresas hay por el mundo!

¿Habrá muchas así? Se lo voy preguntar a los de marketing del periódico, igual me sacan de dudas.

(El cuadro es la Bacanal, de Tiziano).

1 comentario:

Clare dijo...

Lo he copiado integro, igual me dejé algo sin poner pero me parece que no