SI QUIERES TU TAMBIÉN PUEDES

miércoles, 11 de marzo de 2009

5 comentarios:

Patty dijo...

Ese cuentito me lo se yo de memoria y tener que sonreir muchas veces cuando lo que quieres y tienes ganas de hacer es encerrarte en cuatro paredes y no salir en tres dias por lo menos........ te entiendo ***:(

Anónimo dijo...

yo ya no finjo, yo ya si no me apetece sonreir no sonrio y ahora me da por llorar jopeeeeeeee que royo este besos "mariposalp" te quiro hermanita

Clara dijo...

Oño por llorar tu? anda que la edad no te perdona hermanita :)

Patty pues si niña, yo que de por sí me gusta mucho la soledad, hay dias en que la necesitaria pero no puede ser asi que ajo y agua :)

Pati dijo...

Tal vez el problema sea, en gran parte, culpa nuestra. Por fingir, por querer demostrar a los demás (y demostrarnos) ¿qué? ¿que somos fuertes? Ríe sólo cuando tengas ganas, llora cuando el cuerpo o la mente te lo pida y, en la medida de lo posible, no hagas aquello que no quieras hacer.

Clara dijo...

Tal vez no, ese es el problema Pati, al menos en mi caso si lo es,yo no es que quiera demostrar nada, ya me conocen y saben como soy, llorar si puedo evitarlo no lloro delante de nadie y hasta el momento he conseguido en ocasiones hacerlo. Hay cosas que aunque no quiera hacerlas tengo que hacerlas y eso no me produce dolor mas bien rabia? podria llamarlo asi, pero es lo que hay o lo que me ha tocado vivir y tengo que "conformarme" o no con ello.