SI QUIERES TU TAMBIÉN PUEDES

viernes, 17 de abril de 2009

Leyenda de Gara y Jonay-San Borondón

Leyenda de los aborígenes canarios. El Parque Nacional de Garajonay tiene el nombre en conmemoración a dicha historia.




Mito Canario





Unos viajeros franceses hicieron una de las primeras descripciones de la tierra firme de San Borondón. Asegura Marín de Cubas (1643-1704) que estos marinos llegaron a la isla cuando hacían la travesía desde Madeira hasta Gran Canaria. Desembarcaron en un puerto, no sabemos si natural o artificial, y aunque no vieron a nadie pudieron observar señales de haber hecho fuego y encontraron tres bueyes atados a unos pesebres de piedra. Durante su estancia en San Borondón cogieron naranjas, hierbabuena, mastrantos y agua fresca, todo lo cual llevaron después al puerto de Gando para certificar su historia. Ya tenemos, ahora sí, algunas primeras pinceladas para el retrato de la isla.

Algunos datos más nos los proporciona Leonardo Torriani (ca. 1560-1628), que cuenta el caso de un barco portugués que, llegando a La Palma desde Lisboa en 1525, comenzó a hacer aguas de manera peligrosa y se vio obligado a atracar en la tierra más cercana. Resultó ser nuestra isla fantasma, extremadamente fértil gracias a que estaba atravesada por un río que alimentaba enormes y frondosos árboles. El relato fue tan convincente que propició que un año más tarde se organizara una expedición en su búsqueda, comandada por Fernando Álvarez y Fernando de Troya, que desgraciadamente volvió sin resultados positivos. Quien sí pudo comprobar la historia de los portugueses fue un hidalgo huido de la justicia, de nombre Ceballos, que en 1554 afirmó que había estado varias veces en San Borondón, una isla con espesísimas selvas que llegaban hasta el mar y que estaba poblada de pájaros que no tenían miedo de ser atrapados con las manos. En una playa grande y hermosa, según relató, vio huellas de gigantes y restos de haberse celebrado una comida en platos vidriados. No es el único que afirma haber observado pisadas humanas de gran tamaño en las playas de San Borondón, ya que lo mismo afirmaron unos portugueses ante la Real Audiencia de Canarias en 1570, por lo que podemos colegir que los habitantes de este país son, efectivamente, gigantes, a excepción de los marinos que estos portugueses dejaron en tierra cuando las grandes corrientes les obligaron a alejarse para siempre, y de otros nautas que fueron abandonados allí en sucesivas ocasiones y en parecidas circunstancias. Y es que las corrientes marinas alrededor de San Borondón también son de proporciones desmesuradas, como explicó el corsario John Hawkins (1532-1595) cuando afirmó que sólo los piratas, los más experimentados hombres de mar, estaban capacitados para sortearlas y arribar a tierra firme. También Núñez de la Peña (1641-1721) describe las grandes corrientes que rodean la isla impidiendo cualquier acercamiento.

5 comentarios:

Patty dijo...

Que bella historia la de Gara ainsssssss...mas dejado así....pensando :D gracias!

Clara dijo...

De nada :)

cantares dijo...

Recién vi la historia de Gara- Jonay, preciosa! gracias Clara por compartirla, más tarde veo el otro video, no me gusta dejar comentario sin ver.
Nadaste? desnudita como los bebes? jajaja beso grande, te dejé algo en el libro :)

Clara dijo...

Desnudita? escandalizo al personal :) si nade y ahora toy cansadilla jaja

cantares dijo...

No!!!lo de desnudita era una broma por la foto de los bebes jajajaja!!!
Si algo me pone mal o como ahora, estoy de malhumor vengo aquí, estoy por poner una carpa en la pantalla y pasar unos días allí.
Vi el video de San Borondón, fascinante! yo navegué mucho por años, hay muchas historias y supersticiones, algunas las olvidé por la amnesia... recuerdo que si rascas la botavara en una calma, aparecerá el viento... que algunos barcos de regatas no permiten mujeres a bordo porque traemos "mala suerte"... no se nombra a ciertas personas porque trae mala suerte, jajaja hay muchas historias de barcos fantasmas en el cabo de hornos, que no es un lugar para "pasear" sino de paso y sales lo antes posible porque tienes unas olas enormes, corrientes cruzadas y vientos de miedo...
Bueno, no molesto más, después si puedo vuelvo, voy a tratar de dejar mi malhumor en medio del Atlántico para no dañar a nadie.
Besoo! y 1 a Lola